91 449 75 91 info@innevapharma.es

apps para pacientes Inneva Pharma App Store ha cumplido diez años. 500 millones de personas la visitan cada semana, y una buena parte busca aplicaciones relacionadas con la salud. ¿A qué se debe el auge de las apps para pacientes?

El 41 por ciento de los españoles ya usa aplicaciones mhealth en sus móviles y tabletas. Es un dato del informe 2018 Consumer Survey on Digital Health de Accenture, que muestra que poco a poco nos rendimos a la funcionalidad de estas herramientas también en el ámbito de la salud.

Es evidente que los ciudadanos, animados por el uso satisfactorio de apps para comunicarnos, localizar lugares de interés, comprar o por puro entretenimiento, ya no renunciamos a utilizar estos pequeños ordenadores de bolsillo también cuando se trata de nuestro cuidado. Si en la prehistoria de las aplicaciones, los usuarios mostraban cierto reparo relacionado con la protección de sus datos sanitarios, hoy en día solicitan cada vez con más frecuencia soluciones tecnológicas eficaces en sus dispositivos. Por eso la demanda va en aumento.

Y tanto. Solo en el año 2017, se crearon 78.000 nuevas apps sanitarias y se registraron más de 3,7 millones de descargas, según el estudio anual mHealth Economics Program 2017, de la Fundación TIC Salud Social de Cataluña.

¿Qué apps de salud usamos? Volviendo al informe de Accenture, que se hizo público a finales de mayo para nuestro país (casi un millar de respuestas), las aplicaciones más utilizadas son las llamadas “básculas inteligentes”, que usan cuatro de cada diez entrevistados. Además, el 21 por ciento de los consumidores utiliza el móvil para acceder a su historia médica digital. Sobre todo para conocer rápidamente los resultados de análisis de sangre y otras pruebas de laboratorio (eso hizo el 69 por ciento de los usuarios), para recetas médicas (el 50 por ciento), para obtener los resultados de radiografías o estudios de medicina nuclear (45 por ciento).

¿Por qué triunfan? Desde el punto de vista del usuario, no hay duda de que la comodidad y la adecuación al ritmo de vida del paciente -atención ubicua y 24 horas con facilidad de acceso- son argumentos de peso, y por supuesto, el precio más económico que otras alternativas.

 

Pacientes activos

Pero hay que pensar en otros beneficios, como se puso de manifiesto en el XV Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED), recientemente celebrado en Palma de Mallorca. Allí se destacaron como efectos positivos la participación del paciente en el cuidado de su salud, por ejemplo con las aplicaciones que monitorizan, registran y analizan las constantes vitales y otros marcadores importantes de su dolencia. En definitiva, la implicación en el tratamiento de los usuarios, que asumen el papel de pacientes activos, o empoderados, como gusta decir últimamente. Las aplicaciones fomentan el autocuidado y mejoran la adherencia a los tratamientos, concluyeron los profesionales reunidos.

¿Estamos dando paso a un nuevo modelo de atención médica desde el móvil? La respuesta no es concluyente: en cierta medida sí, y en algunos aspectos no tanto. La encuesta que mencionábamos inicialmente nos dice que hay muchas personas favorables a utilizar servicios clínicos digitales, como análisis de sangre a domicilio (63 por ciento), profesionales sanitarios virtuales (62 por ciento) o consultas de enfermería online para controlar indicadores de salud en casa (54 por ciento). Pero en la práctica, el colectivo que ha recibido atención virtual para temas de salud no supera el 13 por ciento. Y solo el 6 por ciento de los encuestados afirma haber empleado servicios basados en Inteligencia Artificial.

Si la telemedicina no está aún muy presente en nuestros dispositivos, hay otras muchas apps que sí son realmente populares, como las que acompañan las dietas de adelgazamiento o el ejercicio físico, las que facilitan la interacción con los centros médicos (cita previa en consultas o movimiento dentro del hospital) y las que se conectan con dispositivos wearables (por ejemplo, las conocidas pulseras) que recogen datos de los pacientes. Las hay que recuerdan las tomas de un medicamento o que proporcionan abundante información sobre una dolencia o recomendaciones para prevenirla o aliviar los síntomas.

Para cada necesidad, por específica y compleja que sea, existe una herramienta que puede mejorar la experiencia del paciente. Lo decimos desde el convencimiento tras haber diseñado en Inneva Pharma decenas de apps, algunas de ellas premiadas. Tratamientos complejos, datos de efectividad de fármacos, formas de administración inusuales son informaciones que pueden transmitirse directamente al teléfono del enfermo junto a imágenes o vídeos, con la sencillez de uso de una app, interactiva y con un aspecto amigable.

apps para pacientes aplicaciones salud

El rigor en las aplicaciones

No todo el monte es orégano. No es la primera vez que el sector denuncia la existencia de información falsa, confusa o parcial en algunas apps. Y es que las aplicaciones deben estar asesoradas por profesionales sanitarios. Y mejor aún, supervisadas por sociedades médicas, universidades o colegios oficiales para contar con las suficientes garantías. Hay sellos de calidad e iniciativas que van en ese camino, como la Estrategia de calidad y seguridad en aplicaciones móviles de salud, nacida en Andalucía, y el distintivo App saludable.

Otra herramienta efectiva para separar el grano de la paja es la FarmAPPedia, un manual que se descarga gratuitamente y que contiene las aplicaciones móviles de salud dirigidas a pacientes, pensando en que se puedan prescribir desde la oficina de farmacia. ¿Qué mejor garantía?

Más información sobre aplicaciones para salud.

Share This